José Luis Sampedro y Aranjuez

By 22 octubre, 2018 Sin categoría
en Aranjuez

Paisajes Literarios

Los lugares que contribuyeron a forjar la historia personal y el universo literario de José Luis Sampedro.

Son muchas las formas que tenemos de aproximarnos al paisaje de Aranjuez: lo podemos hacer en tren, en coche, a través de las pinturas de Santiago Rusiñol o de la música de Joaquín Rodrigo. Seguramente, cada una de ellas nos suscitará distintas maneras de sentir y disfrutar de un lugar en gran medida pensado para el placer y la exaltación de los sentidos. Sin embargo, hoy queremos sugerir una aproximación a Aranjuez a través de los paisajes literarios del gran humanista y escritor, José Luis Sampedro, cuya obra quedó ligada a Aranjuez tras pasar en este lugar los años de su adolescencia.

“Yo gocé el inmenso privilegio de que mi vida, en la decisiva edad de la adolescencia, transcurriera en el Real Sitio. Mi paraíso terrenal está situado en esas riberas del Tajo”.  (Real Sitio. Nota del Autor. Pág. 588. Ed. Destino Áncora y Delfín).

En Escribir es vivir, título de uno de sus últimos libros escritos a cuatro manos con Olga Lucas, se reúnen las lecciones impartidas por Sampedro en la Universidad Menéndez Pelayo, en Santander, durante el verano de 2003. En dicho libro cuenta el impacto que Aranjuez supuso en su vida y en su obra y habla de las dos caras de este Real Sitio: Villa y Corte. “Poblachón manchego” y Palacio con jardines, o Jardines con palacio, según se prefiera. “Todos esos lugares han sido escenarios muy importantes, de intensas vivencias, y posteriormente, con gran peso simbólico en mis novelas”.

José Luis Sampedro se aproxima a Aranjuez a través de su obra literaria de muy diversas formas. Aranjuez aparece en forma destacada en “El río que nos lleva”, en “Octubre, octubre”, en su discurso de ingreso a la Academia, o es aludido, a través de un grabado de Domingo de Aguirre, en Congreso en Estocolmo… y hasta en los agradecimientos de La vieja sirena. Sin embargo, es en Real Sitio donde el autor hace vibrar en una misma frecuencia su vida, su obra y la más profunda esencia de un lugar tocado por la magia de su historia.

Real Sitio transcurre en dos periodos distintos: 1807-1808 y 1930-1931. Los años del Motín de Aranjuez y los años de la II República. Dos momentos capitales que cambiaron el curso de la historia de España. El autor nos regala dos novelas en una sobre un lugar que es a la vez, Villa y Corte. Palacio Real y Ciudad. Dos novelas que nos introducen en los rincones más profundos de la vida de Aranjuez en dos momentos muy distintos de su historia conectados a través de los círculos del tiempo.

Jose Luis Sampedro nos descubre el encanto nostálgico del paisaje del Real Sitio a lo largo del año en el que transcurre las dos líneas temporales de la novela. Así vemos como los jardines palaciegos se desvelan a través de los personajes dieciochescos, fundiéndose por las calles y plazas de la Villa con las andanzas de los protagonistas ya en la España de 1930.  Paisaje, historia, Pueblo y Corte se nos presentan envueltos en el universo de sensaciones que el autor fue forjando, desde su adolescencia, en su íntima relación con Aranjuez.

“Paseando, como he dicho, por la Plazuela (…), acariciado al anochecer por la Niebla, silbando un nocturno de Chopin que estaba entonces entre mis favoritos, soñé por primera vez en llegar a ser algún día un buen escritor de segunda”. (La escritura necesaria 1996).

Leave a Reply


Newsletter