Aranjuez, un lugar de excepcional valor universal

Un lugar excepcional

El Valor Universal Excepcional es el concepto clave que sustenta la Convención de Patrimonio Mundial (1972), y se ha ido definiendo a lo largo del tiempo, como una significación cultural y natural “tan excepcional” de un determinado bien que trasciende los límites nacionales para ser relevante para las generaciones presentes y futuras de toda la humanidad.

El Paisaje Cultural de Aranjuez fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en Helsinki el 14 de diciembre de 2001. Esto quiere decir que es un lugar de un valor universal excepcional y de este modo, permita orientar “la conservación y la gestión de este patrimonio”.

El Paisaje Cultural de Aranjuez es una entidad excepcional y única que se ha creado a partir de las complejas e históricas relaciones que en ella se desarrollan: entre la naturaleza y la obra del hombre, entre los cauces sinuosos de los ríos y el diseño geométrico sobre el territorio, entre la vida urbana y la rural, entre la naturaleza silvestre del bosque y las refinadas formas arquitectónicas.

En este enclave destacan aspectos como la influencia flamenca en la ordenación del territorio, derivada de los conocimientos que Felipe II adquiere en sus viajes; la influencia francesa en los jardines, con la mirada a las ruinas y el culto a la Antigüedad, la plasmación de la teoría arquitectónica barroca y neoclásica de la ciudad culminando con el espíritu ilustrado de Carlos III.

En definitiva, el Real Sitio y Villa de Aranjuez es la combinación perfecta del agua (ríos, estanques, presas, canales), el paisaje agropecuario, los jardines, el paisaje ordenado (la geometría inspiradora) y el paisaje construido (el palacio, la ciudad urbana y la ciudad rústica).

Leave a Reply


Newsletter